El vino, tan cerca y tan lejos

El pasado julio, con motivo de una celebración familiar, pude visitar mi segunda ciudad preferida: Segovia. Un palacete en el casco antiguo, remodelado precioso. Me puedo imaginar que los dineros que ha podido costar ponerlo en funcionamiento, deben haber sido importantes. Un aperitivo en el patio, abundante servicio de sala con sus bandejas repletas de bebidas […]