Las edades de los vinos

Los vinos que se someten a un envejecimiento después de su elaboración se clasifican de acuerdo al tiempo que reposan en barricas y en botella.

En el momento en el que empieza la crianza los vinos ya están elaborados y son aptos para el consumo. Los procesos de envejecimiento buscan dotar a estos vinos de unas determinadas propiedades mediante su paso por las barricas, normalmente de roble, de las que toman aromas, y posteriormente en botellas en las que se logra afinar y redondear esos aromas.

La clasificación de los vinos según su edad depende de los consejos reguladores de las denominaciones de origen pero la legislación marca unos mínimos. Estos mínimos también son diferente para los vinos tintos o blancos y rosados.

VINO JOVEN

– Es el vino del año que no pasa por envejecimiento en barrica ni en botella y se comercializa directamente, Se les puede dar crianza pero no el suficiente tiempo como para que las D.O. los pueda considerar crianzas.

ROBLE

– Se le da la calificación de roble a aquellos vinos que pasan por barrica pero no el tiempo suficiente para ser considerados de crianza por no estar contempla es sus normativas de calificación. Normalmente esta etapa es de 4 meses.

VINOS TINTOS

CRIANZA

– Envejecimiento de dos años, con un mínimo de seis meses en barrica y el resto en botella. Se comercializa en el tercer año.

RESERVA

– Envejece durante tres años, con un mínimo de un año en barrica. Se comercializa en el cuarto año.

GRAN RESERVA

– Pasa cinco años en bodega, siendo su reposo en barrica de al menos 18 meses. Se comercializa en el sexto año.

VINOS BLANCOS Y ROSADOS

CRIANZA

– Deben permanecer 18 meses en la bodega, siendo la etapa en barrica de al menos 6 meses. Se comercializa en el segundo año.

RESERVA

– Deben estar 18 meses en la bodega, seis meses en madera, y puestos a la venta en su tercer año.

GRAN RESERVA

– Los vinos rosados y blancos permanecen en la bodega durante cuatro años y al menos seis meses en barricas. Se comercializan en su sexto año.

Un comentario

  1. Pingback: Las contraetiquetas de los vinosBodega Vidal | Bodega Vidal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *