Vermú

Receta de vermú casero ¿Cuál es la tuya?

Vermú, vermout, vermouth

Son muchos los nombres que recibe esta bebida, elaborada a base de vino y una mezcla de especias y hierbas, que aparece como tal a mediados del siglo XIX en Italia pero que tiene antecedentes en la época de Hipócrates en el año 460 aC.

vermú rojo

Existen muchas marcas de vermú en diferentes países pero lógicamente no nos facilitan el secreto de sus recetas y la proporción de los botánicos que utilizan en sus mezclas. En general se utiliza como base el vino blanco más o menos seco pero también se puede obtener con vino tinto.

 

vermú blanco

Vermú blanco

Receta de vermú casero

Esta bebida se puede elaborar de forma casera mediante la maceración de distintas hierbas, entre las que no puede faltar el ajenjo, ya que no supone una gran dificultad. Aquí dejamos una receta fácil.

Ingredientes:

  • 1 litro de vino blanco (preferiblemente un vino neutro que nos sirva para la maceración pero sin mucho aroma)
  • 5ml de aguardiente de orujo que no aporte sabor
  • Una cucharada de tamaño café de ajenjo
  • 1 barra de canela
  • La cáscara de un limón y de una naranja
  • Media cucharada de tamaño café de flor de saúco
  • Una cucharada sopera de cardamomo verde
  • Una cucharada de tamaño café de centaura mayor
  • Media cucharada de tamaño café de genciana
  • Tres cucharadas soperas de azúcar

También se puede añadir otras hierbas, flores y especias como pensamientos, frambuesa, dictamo de Creta, clavo, salvia, cilantro, anís estrellado, jengibre, manzanilla, enebro, tomillo, vainilla, etc. Algunos productores utilizan hasta 40 de estos botánicos pero no nos vamos a complicar la vida para preparar nuestra receta.

Es importante equilibrar el ajenjo y la genciana para no pasarnos con el sabor amargo.

Elaboración:

Las hierbas se mezclan y se introducen en una bolsa de tela para que sirva de filtro antes de meterlas en una frasca con el vino.

Se mantiene en reposo en un lugar oscuro durante unas dos semanas y después se extraen las hierbas, se filtra y se agrega el azúcar el el aguardiente, dejando reposar en la nevera durante otras dos semanas. Puede ser una semana si somos impacientes.

Para obtener un color más oscuro se pueden añadir nueces secas o el azúcar previamente caramelizada.

Ya solo queda consumirlo y decidir que proporciones de hierbas utilizar para la próxima vez dependiendo de nuestros gustos.

Disfrutar de un vermú

El vermú no es solo una bebida sino que identifica un momento para disfrutar de los amigos y de una buena conversación.

La forma más habitual de servir el vermú es en vaso corto con un hielo y una rodaja de limón. Se acompaña tradicionalmente con unas aceitunas, berberechos, mejillones, almejas, … pero marida perfectamente con quesos y frutos secos.

Si no dispones del tiempo, las ganas o la paciencia necesaria siempre puedes acudir a nuestra tienda donde encontrarás diferentes tipos de vermús más o menos artesanos e incluso alguno criado en tinas de roble.

Consulta aquí nuestro catálogo de vermú.

Vermú Perucchi criado en roble

Vermú Perucchi criado en roble

Otros usos para el vermú

El vermú se puede tomar solo pero también puede formar parte de otros cócteles o combinados. Nosotros preferimos dejar aquí un enlace a nuestro amigo José Luis Zuya que publica en su blog una interesante y efectista receta de caviar de vermú blanco y rojo.

¿Cual es tu receta? Cuéntanosla en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *